Las varices son una verdadera pandemia (esa palabra tan de moda) hoy día. A veces las sufrimos internamente sin saber que las tenemos, y por eso no recordamos cuándo no sentíamos ese cosquilleo en las piernas después de mucho tiempo de pie, cuando queremos dormir y notamos el hormigueo en las piernas que nos despierta o a veces sentimos sencillamente dolor. En otros casos sabemos que estéticamente las varices se han manifestado pero no sabemos el estado real de nuestra insuficiencia venosa crónica.

En este artículo vamos a hablarte de los diferentes síntomas de las varices y hacerte consciente de que los mismos no siempre tienen relación directa con la enfermedad. Hay personas con un problema interno venoso que no tiene su manifestación externa de varices, y en cambio hay otros que tienen varices externas que no siempre tienen un problema de insuficiencia venosa. Las siguientes descripciones de los síntomas  pueden ayudarte a saber más sobre tus piernas

 

4 SÍNTOMAS DE LAS ARAÑAS VARICOSAS

Las arañas varicosas son normalmente pequeñas y finas líneas, normalmente en las piernas, que pueden ser lisas o ligeramente pronunciadas. Habitualmente son moradas, rojas o incluso púrpuras. La existencia de arañas varicosas no implica sufrir de insuficiencia venosa; la mayoría de las veces son indoloras, aunque en otros casos también pueden tener algunos efectos, como:

  •  Pequeños picores
  •  Sensación de pesadez
  •  Dolor
  •  Pueden ocasionar molestia estética 

 

11 SÍNTOMAS DE LAS VENAS VARICOSAS

Normalmente están abultadas y retorcidas. Cuando presentan signos y síntomas dolorosos, pueden incluir:

  •  Dolor
  •  Picor
  •  Ardor
  •  Palpitaciones
  •  Calambres
  •  Hinchazón en piernas o tobillos
  •  Sensación de dolor o pesadez en las piernas
  • Empeoramiento del dolor después de estar sentado o de pie durante mucho tiempo
  • Decoloración de la piel alrededor de la vena varicosa
  • Molestia estética 
  • Y en los casos más graves, úlceras, trombosis y riesgo de hemorragia (varicorragia)

 

7 RIESGOS DE CIRUGÍA DE VARICES (Y CÓMO TRATARLAS SI REAPARECEN DESPUÉS DE CIRUGÍA)

Al hilo de lo anterior y profundizando, nos gustaría hablar del procedimiento quirúrgico para la extracción de varices:

  • Riesgo operatorio o quirúrgico
  • Anestesia general, epidural o raquídea. Pese a que ocurre muy de vez en cuando, puede tener efectos graves.
  • Posibles cicatrices no deseadas
  • Posibles infecciones
  • Tiempo de recuperación y cicatrización
  • Posibles hematomas o daños a nervios
  • Dolores postoperatorios

Un riesgo no menor, es que vuelvan a aparecer en poco tiempo. Algunos estudios lo cifran en un 20%, otros en un 50%, pero todos experimentan la gran frustración de ver cómo reaparecen las mismas. 

Además, la inmensa mayoría de las clínicas no quiere tratar varices reaparecidas después de cirugía, por tratarse de piernas ya tratadas y manipuladas internamente. De acuerdo con la experiencia de Varitek, donde tratamos muchísimas varices recidivas, el mejor método en este caso es la radiología intervencionista experimentada en tratamiento de varices.

 

7 SÍNTOMAS DE EDEMAS CUTÁNEOS EN LAS PIERNAS

No todos los edemas son de origen venoso, que son los que tratamos en Varitek, para lo que debemos hacer un diagnóstico exhaustivo. Sin embargo, los síntomas muchas veces coinciden:

  • Hinchazón del tejido directamente debajo de la piel
  • Piel estirada o brillante
  • Decoloración de la piel
  • Dolor sordo o pesadez en las piernas que empeora cuando se pone de pie
  • Picor
  • Ardor
  • Hormigueo 

 

8 SÍNTOMAS DE ÚLCERAS VENOSAS

En Varitek, curamos las úlceras de origen venoso, que son más del 80% del total de las úlceras. Al ser el estado más avanzado de la enfermedad, hay varios síntomas evidentes, como son:

  • Infección
  • Hinchazón y calambres en las piernas
  • Dolor
  • Sensación de pesadez en la pierna
  • Picores y hormigueos
  • Piel de color rojo
  • Signos de acumulación de sangre, que incluyen manchas de color rojo oscuro, morado y marrón con piel endurecida
  • La piel que rodea las úlceras puede estar brillante, tensa y tibia o caliente al tacto.

En conclusión:  si tienes alguno o varios de estos síntomas en las piernas, busca un diagnóstico con un especialista en eliminación de varices mediante métodos no invasivos. De acuerdo con nuestra experiencia no es necesaria en ningún caso la cirugía.